Ejercicios de calentamiento y estiramiento.

Introducción 

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) son problemas de salud relacionados con el aparato locomotor (huesos, músculos, articulaciones, ligamentos, tendones y nervios) que pueden generar desde molestias leves a lesiones incapacitantes irreversibles, por lo que suponen un grave problema desde el punto de vista tanto laboral como social.

Normalmente afectan a la espalda –con especial incidencia en la zona lumbar-, al cuello, a los hombros y a los brazos y manos, pero también pueden producirse en las caderas, piernas y pies.

En el sector de la construcción los TME son una de las mayores causas de baja laboral e incapacidad permanente. Esto se debe a las demandas físicas del trabajo: levantamientos de cargas frecuentes o pesadas, posturas forzadas, incómodas, repetitivas o sostenidas, y a algunas condiciones materiales: exposición a vibraciones, temperaturas inadecuadas, exceso de ruido o ruidos molestos, etc. Estas demandas requieren una alta capacidad física, musculoesquelética y aeróbica.

Para evitar o disminuir las consecuencias de estos factores se recomienda hacer ejercicios de calentamiento y estiramiento musculares.

Beneficios

Para los trabajadores

Los estudios científicos no son concluyentes en cuanto a demostrar un efecto inmediato de estos ejercicios en la prevención de lesiones por TME pero si comprueban que los ejercicios de calentamiento y estiramiento contribuyen a:

  • Disminuir la incomodidad o el dolor.
  • Incrementar el rango de movimiento musculoesquelético. 
  • Mejorar la propiocepción, que es la capacidad por parte del trabajador de sentir la posición relativa de sus distintas partes corporales.
  • Reducir la fatiga, porque incrementa el aporte de sangre, eleva la temperatura muscular, aumenta la cantidad de líquido sinovial (nuestro lubricante para las articulaciones), etc.

Para la empresa

  • Al reducir el dolor e incomodidad se incrementa la productividad.
  • A largo plazo parece que se disminuyen las lesiones, por lo que también se reducen los costes por enfermedad.
  • Parece que también se identifican beneficios en términos de absentismo y retención del talento.

Para la sociedad

  • La mejora de la salud y la disminución de enfermedades implican un ahorro de costes de atención sanitaria. 
  • Además, muchas de las personas que se acogen a estos programas incrementan también su actividad física fuera de ellos, mejorando su estado general.

Recomendaciones y buenas prácticas para implementar programas de ejercicios de calentamiento y estiramiento

  • Es fundamental contar con el apoyo de la dirección y soporte técnico-deportivo, además de con entrenadores o personal interno formado para dirigir las sesiones de ejercicio.
  • Hacer programas integrales para aumentar la actividad física, que incluyan otros aspectos de salud como la nutrición, la prevención del tabaquismo, los desplazamientos activos, etc.
  • La participación de los trabajadores en su definición es un elemento clave. 
  • Identificar y abordar las barreras a la mejora de los hábitos (motivación, dedicación, tiempo, turnos, horarios…). 
  • Estos programas resultan más efectivos si se lanzan con una campaña explicativa previa. Esta sensibilización ayuda a superar ciertas reticencias de trabajadores a hacer ejercicio con ropa de trabajo y frente a otros. 
  • Se recomienda recurrir al consejo profesional, que tendrá en cuenta tus antecedentes médicos y de lesiones, la edad, las peculiaridades de la empresa, etc.
  • Introducir las rutinas de ejercicios de manera progresiva. Se deben realizar ejercicios de calentamiento antes de empezar los trabajos y ejercicios de estiramiento durante la jornada y al acabar la misma.
  • Es conveniente medir los resultados para poder mejorar de forma continua.