Uso de tecnología wearable (tecnoaccesorios)

Introducción

La tecnología wearable, también conocida como tecnoaccesorios o dispositivos electrónicos personales conectados, es un término amplio que incluye todo tipo de aparatos o gadgets electrónicos que se pueden llevar sobre el cuerpo, como parte del material de la ropa o como un accesorio.

Su uso para fomentar y monitorizar determinados hábitos saludables, tanto fuera del trabajo como dentro de él, se está extendiendo de manera exponencial, por dos razones principales:

  • El estilo de vida tecnológico y la conectividad inalámbrica, junto con la Internet de las Cosas (IoT), facilitan el cambio hacia el uso extensivo de estos dispositivos.
  • La tecnología evoluciona de forma constante y a gran velocidad, generando tecnoaccesorios cada vez más accesibles, precisos, ligeros, interconectables, con baja radiación y con mayor autonomía.

La mayoría de los programas de hábitos saludables que usan estos dispositivos apuntan hacia el incremento de la actividad física, seguidos por los que buscan aumentar el compromiso con la salud y los que quieren añadir diversión y emoción al programa.

Entre los tecnoaccesorios podemos encontrar una variedad amplísima: ropa (camisetas, chaquetas, gorras, guantes, cinturones, zapatos…), relojes, auriculares, bandas, pulseras, gafas… El teléfono móvil, sin ser específicamente wearable, cumple muchas veces la misma función a los efectos que nos ocupan.

Su uso puede ir desde la programación individual de entrenamiento físico hasta la intervención en el lugar de trabajo para evitar el sedentarismo, las posturas forzadas o los trastornos musculoesqueléticos.

Si bien la construcción es un sector en el que la actividad física suele ir asociada a la actividad laboral, el comportamiento sedentario es independientemente de dicha actividad física y está asociado con mala salud en todos los rangos de edad. Con el fomento del uso de estos wearables se pretende combatir ese sedentarismo y fomentar la adopción de hábitos de vida saludables. Y el trabajo ha sido reconocido como un lugar fundamental para la promoción de la salud y el bienestar de los trabajadores.

La variedad de dispositivos y de posibilidades de intervención son casi infinitos de modo que a continuación incluiremos las ventajas o beneficios más comunes así como las buenas prácticas más habituales para la implementación de intervenciones basadas en estos dispositivos o complementadas por ellos.

Beneficios

Para los trabajadores

  • Mejora la autopercepción del bienestar.
  • Mejora el humor.
  • Reduce los síntomas de ansiedad o depresión.
  • Mejora la gestión individual del estrés.
  • Ayuda a mejorar parámetros como la presión sanguínea, colesterol, sueño, obesidad, capacidad pulmonar.

Para la empresa

  • Mayor productividad y eficiencia.
  • Mejora del desempeño de los trabajadores. 
  • Reducción del absentismo y del presentismo (acudir al trabajo estando enfermo). 
  • Reducción de la tasa de abandono (retención).

Para la sociedad

  • La mejora de la salud y la disminución de enfermedades implican un ahorro de costes de atención sanitaria. Muchas de las personas que se acogen a estos programas incrementan también su actividad física fuera de ellos.

Recomendaciones y buenas prácticas para implementar programas con wearables

Usar estos dispositivos incrementa la motivación para la participación de los trabajadores en hábitos saludables. Entre las claves para implementar programas de intervención basados en el uso de tecnoaccesorios destacamos estas:

  • Desarrollar metas y objetivos de manera colaborativa (de la empresa, del centro o del departamento).
  • Diseñar e incentivar programas con competiciones y desafíos internos. Identificar personas comprometidas en el lugar de trabajo para coordinar actividades.
  • Potenciar la función de los encargados, capataces, jefes de obra y otro personal de la cadena de mando como promotores de cambio en los hábitos entre las personas a las que dirigen. Por ejemplo participando en las competiciones.
  • Mantener una comunicación abierta con los trabajadores para motivarles y apoyarles.

Recomendaciones y buenas prácticas para el uso de wearables por los trabajadores

La tecnología wearable se utiliza para recolectar datos en formato electrónico. Y, como todos los datos y aparatos electrónicos, son susceptibles de ser copiados o hackeados o de ser infectados por virus informáticos. Es por ello que se deben tomar una serie de precauciones básicas para evitar la pérdida o robo de datos o los virus:

  • Antes de comprar un tecnoaccesorio, infórmate sobre cómo funciona: qué datos recopila, qué tecnología usa y, sobre todo, qué medidas de seguridad incluye.
  • Comparte solo la información imprescindible: no abuses de las redes sociales o los foros de deportes.
  • Presta mucha atención a la configuración de los ajustes de privacidad. Por ejemplo, si no es necesario conocer tu ubicación o tener acceso a la cámara o el micrófono, no los actives. Mantén el bluetooth desactivado o no visible siempre que sea posible y utiliza un PIN que resulte difícil de descifrar.
  • Busca tecnoaccesorios de empresas de reconocido prestigio y con gran cantidad de usuarios; así será más fácil que te enteres de cualquier problema o que la empresa responda en caso de inconvenientes.
  • Borra la información del tecnoaccesorio una vez descargada en tu disco de almacenamiento.

Asimismo hay algunos elementos que influyen positivamente en el uso de tecnoaccesorios:

  • Ten en cuenta que la portabilidad (peso, volumen, ergonomía, confort, etc.) y la resistencia del tecnoaccesorio es un elemento clave para motivarte a continuar usándolo.
  • Si usas tecnoaccesorios ayudarás a que tus compañeros pierdan sus reticencias a usarlos.

El uso de tecnoaccesorios ha revolucionado la industria de la salud y el foco se ha dirigido a los programas de prevención que facilitan que los trabajadores se vuelvan activos y tomen responsabilidad sobre su propia salud. Algunas posibles utilidades prácticas de wearables para los trabajadores de la construcción son:

  • Usar los relojes o controladores de actividad física para monitorear la actividad al volante de vehículos y maquinaria de obra: sirve para, entre otras muchas cosas, evitar movimientos repetitivos, corregir malas posturas del brazo o la muñeca, conocer cuándo soltamos una mano del volante…
  • Algunas empresas de seguros ofrecen descuentos en las primas para quien acredite un determinado objetivo de actividad física (por ejemplo, si se alcanzan equis pasos al día durante equis tiempo).
  • Monitorizar determinadas constantes vitales, datos médicos y de hábitos: pulso y ritmo cardiaco, temperatura y humedad corporal, flujo de aire, ritmo de la respiración, niveles de azúcar…, calorías consumidas o quemadas, tipo de comida y bebida y cantidades ingeridas, ejercicio realizado (podómetros, medidores de distancia, de esfuerzo…), cantidad y calidad del sueño, actividad cerebral, 
  • Controlar las posturas inadecuadas o la posición o situación del trabajador (de pie, tumbado, andando…) en el trabajo o monitorear la fatiga. También se pueden usar para ayudar a dejar de fumar.
  • Usar la georreferencia para monitorear los posibles resbalones, tropiezos y caídas del trabajador o, incluso, como dispositivo de hombre muerto (algunos walkie-talkies ya incluyen esta función). 

El uso de la tecnología tiene efectos directos demostrados sobre la actividad física. Por ejemplo, usar podómetros o acelerómetros incrementa la actividad física aproximadamente una hora por semana.