Consejos generales para una alimentación saludable

Introducción

La opción de llevar la comida preparada desde casa gana cada vez más adeptos entre las personas que necesitan o desean seguir una dieta saludable de manera continuada. De hecho, se ha valorado como una de las mejores opciones para mantener en el tiempo unos hábitos que apoyen nuestras necesidades de salud. 

Los estudios científicos han revelado que los trabajadores de la construcción afrontan importantes retos para seguir una dieta saludable: la localización de las obras, las distancias desde el domicilio, los horarios y los desplazamientos frecuentes son algunos de los retos que están presentes. Además, el trabajo en la construcción a menudo implica la necesidad de realizar un trabajo físico exigente, lo que supone unas necesidades nutricionales específicas que no siempre se tienen en cuenta en las propuestas nutricionales generales.

Por otra parte, los problemas de salud relacionados con la nutrición como la obesidad, se asocian tanto a una mayor probabilidad de sufrir múltiples tipos de cáncer, problemas de las articulaciones, e incluso accidentes de trabajo (y que estos sean más graves); en definitiva, son amenazas con relevantes impactos en términos de costes sociales y económicos para los trabajadores afectados, las empresas y toda la sociedad.

Los hábitos de alimentación tienen un papel muy importante en la prevención de estos problemas, pero muchas veces, al plantear medidas para mejorar estos hábitos no se tienen en cuenta los retos específicos que tienen que hacer frente los trabajadores de la construcción, con situaciones de dispersión de los centros de trabajo, las condiciones de las obras y los recursos disponibles. 
 

Recomendaciones para la preparación del menú de la tartera saludable

  • Organízate. Piensa en la tartera al hacer la lista de la compra y la forma en la que se pueden combinar tus necesidades de alimentación en casa, en el trabajo y con otros miembros de la familia. Prepara un menú semanal y considera que puedes utilizar los restos de una cena para organizar la tartera o parte de ella.
  • Mira la etiqueta, que te informará sobre aspectos relevantes que pueden afectar a tu salud, como el valor energético (las calorías que ingieres), los tipos de grasas que contienen. Evita alimentos con grasas saturadas y con mucha sal, en especial si te lo aconseja tu médico. 
  • Prepara los contenidos de tu tartera al menos la noche antes y guárdala en la nevera; se evitan así las prisas por la mañana, que a menudo conducen a elecciones más fáciles o cómodas, pero menos beneficiosas para tu salud. Una buena opción es preparar la tartera mientras se hace la cena. No es conveniente usar para la tartera comida que lleve preparada más de dos días. 
  • Ten preparada una tartera y un juego de contenedores de comida que encajen bien, que sean fáciles de limpiar, aptos para alimentación y con sitio para cubiertos y para un acumulador de frío, en especial si el trayecto hasta la obra es largo o las temperaturas elevadas. Las tarteras con material aislante son muy recomendables, en el mercado hay mucha variedad disponible.
  • Evita incorporar a tu tartera fritos, rebozados, dulces, bebidas azucaradas, o cualquier tipo de bebida alcohólica, independientemente de tu edad y estado de salud. Aportan pocos beneficios y no te dejan disfrutar de alimentos más saludables.
  • Procura incluir verduras, solas o combinándolas con legumbres, algo de pasta, o arroz.
  • Elige alimentos que toleren bien la temperatura ambiente, evitando tortillas poco hechas, mayonesas caseras o pescados y carnes poco cocinados.
  • Valora la época del año, para las estaciones más calurosas es preferible seleccionar alimentos más ligeros.
  • En función de la duración prevista de la jornada laboral incluyendo los desplazamientos, incluye en tu tartera alimentos adicionales a los del almuerzo, como una fruta o un puñado de frutos secos que te permitan acabar tu día sin carencias.
  • Consulta con tu médico sobre tus necesidades alimenticias en función de tu estado de salud y tu actividad física; te podrá aconsejar sobre los menús más adecuados para ti y en su caso, las restricciones que deberías aplicar en tu dieta diaria.

Criterios para elegir los contenidos de tu tartera

Elige tu menú de manera que combine bien con tu programación semanal de comidas en casa. 
Es importante que valores la cantidad de esfuerzo físico que realizas: a mayor sedentarismo, menor necesidad calórica y viceversa. Aplica estas necesidades incrementando o reduciendo la cantidad de hidratos y grasas. 
En todo caso, los contenidos nutricionales deberían seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias, que se representa en la “pirámide NAOS” y que tiene en cuenta la frecuencia con la que se hace ejercicio y la frecuencia con la que ingerir los diferentes tipos de alimentos. 

Recomendaciones para el puesto de trabajo

La alimentación tiene un componente social muy importante que se puede aprovechar para promover hábitos de saludables para todos. En el trabajo, el momento de la comida constituye a menudo un espacio relajado de convivencia que permite hablar de temas como el de la alimentación y las necesidades de cambio de nuestros hábitos entre nuestros compañeros, aprender de otros y crear complicidades para buscar alianzas y apoyo.

Hay elementos que contribuyen a facilitar el uso de la tartera saludable; en las obras no es fácil, pero siempre que se pueda conviene disponer de:

  • Un lugar para almacenar y conservar la comida preparada. En función de las características de la obra y del número de trabajadores esto quizás no sea fácil, pero debe intentarse. Algunas alternativas para estas situaciones pueden ser:
    • Llevar un recipiente, tipo nevera, que permita introducir bloques de hielo para almacenar las tarteras saludables, en especial en verano. 
    • Acordar con un restaurante o establecimiento de comidas de la zona un lugar de almacenamiento.
    • Seleccionar alimentos que no requieran refrigeración.
  • Agua fresca, ya que forma parte de una dieta saludable y debe beberse con frecuencia en función del esfuerzo físico que se realiza y la temperatura ambiental. 
  • Se dispone de un sistema para calentar la comida, en especial en invierno, y no se requiere vajilla alternativa a la que podamos llevar en la tartera.  Hay en el mercado algunos tipos de tarteras que se pueden calentar enchufándolos a la red eléctrica o en el coche.
  • Un sitio adecuado para comer. Debe ser tranquilo, seguro, con posibilidad de sentarse cómodamente, limpio y de fácil limpieza, y resguardado de los elementos externos. 
  • Instalaciones y recursos para fregar los cubiertos y las tarteras y limpiar la zona de comida.
  • De acuerdo con el VI Convenio General del Sector de la Construcción (artículo 225.5): «En las obras los trabajadores deberán disponer de instalaciones para comer y, en su caso, preparar la comida en condiciones de seguridad y salud. Estas instalaciones se adecuarán al número de trabajadores que vayan a utilizarlas. Las mismas dispondrán de hornos calienta comida, ventilación suficiente, calefacción, y condiciones adecuadas de higiene y limpieza».

Recomendaciones para la dirección

La dirección tiene un papel muy relevante para promover la alimentación saludable entre los trabajadores, fundamentalmente promocionando el uso de las tarteras, proveyendo los recursos necesarios y apoyando las medidas que faciliten su implementación.  Por ejemplo:

  • Facilitar neveras para conservar la cadena de frío de las tarteras.
  • Gestionar el consejo médico y el seguimiento sobre alimentación durante los reconocimientos médicos.
  • Organizar charlas, grupos de apoyo o demostraciones sobre alimentación saludable.
  • Formar a la cadena de mando para estimular comportamientos saludables. 
  • Publicar comunicados, recordatorios o folletos para mostrar compromiso y dar ejemplo.
  • Enviar cestas de fruta para repartir entre las cuadrillas en momentos especiales.
  • Proporcionar un modelo corporativo de tartera saludable para su uso en la obra.

Recomendaciones para la cadena mando

Los encargados, capataces, jefes de obra y otro personal de la cadena de mando pueden promover cambios en los hábitos de alimentación entre las personas a las que dirigen.

Hay evidencia científica respecto a este potencial, que sin embargo se utiliza poco. La autoridad inherente a su cargo genera una influencia que se puede aprovechar para dar ejemplo, quizás siendo el primero en usar una tartera saludable y comentando los beneficios que comporta, o valorando positivamente a las personas que siguen esta estrategia.

Entre los contenidos de sus atribuciones, cabe destacar la gestión de los recursos que facilitan el uso de la tartera:

  • Proveer el tiempo suficiente para preparar, comer y limpiar el menaje.
  • Garantizar las condiciones adecuadas del espacio y las herramientas necesarias para comer, almacenar y calentar la comida y su mantenimiento.
  • Difundir los beneficios de la alimentación saludable y el interés de la dirección al respecto.