Conclusiones y Resumen

Conclusiones

A lo largo de la Historia el valor que se le ha concedido al trabajo en el sector de la construcción ha sido muy reducido. Por tanto las iniciativas dirigidas a cuidar la salud de los trabajadores han sido puntuales y escasas y propiciadas desde otros sectores, habiendo excepciones realmente llamativas.

Este panorama tan adverso cuenta con hitos esperanzadores como la constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y su respaldo por numerosos estados, con un concepto de salud verdaderamente amplio.

El interés por la seguridad y la salud en el trabajo en los países desarrollados, así como la mejora de las condiciones laborales (contratación, despido, jornada, etc) suponen un valioso patrimonio conseguido a lo largo de los siglos por los trabajadores y por las empresas con el respaldo de sus respectivos representantes en organizaciones sociales.

Actualmente en los países desarrollados se vienen realizando acciones sobre promoción de la salud en los trabajadores debido a los beneficios que se han reportado sobre el absentismo, el presentismo y la productividad.


Resumen

Los trabajos de construcción se remontan al origen de la Humanidad, cuando eran realizados principalmente por esclavos o siervos. 

Ya en sociedades como las del antiguo Egipto o Mesopotamia se hacía referencia en sus escritos a las condiciones de trabajo en la construcción.  Si bien las primeras referencias hacia la salud vinculada al trabajo proceden de médicos como Hipócrates o Paracelso, fue Ramazzini el pionero en ese abordaje.

La Revolución Industrial supuso una expansión de las redes de comunicación entre empresas y la aparición de nuevos riesgos asociados al avance de la técnica. Los trabajadores en las industrias trabajaban en pésimas condiciones.

A partir del siglo XIX se empieza a tomar conciencia sobre la salud pública y se introducen medidas para mejorar las condiciones de trabajo y la salud de los trabajadores.

A finales del siglo XIX algunos empresarios introdujeron medidas en sus empresas para promover la salud de sus empleados. Esto se fue extendiendo poco a poco a lo largo del siglo XX. 

La constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS) tras la II Guerra Mundial permitió establecer una definición de salud consensuada internacionalmente.

Los estudios realizados en la actualidad indican que las acciones de promoción de la salud en las empresas repercuten en beneficios económicos muy importantes para las organizaciones y permiten combatir el absentismo, el presentismo y mejorar la productividad.
 

Material extra de Conclusiones y Resumen:

Manual completo sobre los "Antecedentes históricos sobre salud en el trabajo"

Antecedentes históricos sobre salud